DULCE MARNI: LOS OJOS QUE NOS MIRAN

En junio del año 2005 una perrita asilvestrada recogida en el refugio parió dentro del terreno que hace años formaba parte de él. Se llamaba Silvia y no se dejaba tocar. Costó trabajo dar con el agujero en el monte que le sirvió de nido, un laberinto impecable de entradas y salidas a prueba de intrusos. Y allí estaban, metidos en lo más profundo, igual de asilvestrados que su madre, Yetro y MARNI, cuatro preciosos ojitos asustados con mes y poco de vida ya, la primera vez que los vimos.

Por supuesto, fuimos incapaces de cogerlos durante semanas, hasta que un día Silvia se apiadó y nos los trajo solita a que les diéramos la bendición a uno de los caniles que siempre estaba abierto, al canil nº 5, y aún así costó. Silvia fallecería casi un añó después, Yetro fue adoptado, devueltovuelto a adoptar, aunque lo último que supimos de él fue que se había escapado de su casa, y MARNI, nacida en el refugio, sigue formando parte de él pero sin pertenecer a él, libre como su madre, como nació, a su manera.

Prácticamente se ha criado sola, únicamente durante unos pocos meses  de cachorra estuvo en caniles, donde ni acorralada se dejaba tocar. A duras penas se le pudo llevar a esterilizar y en cuanto se le dió de nuevo más libertad siempre prefirió mirarnos de lejos. Cuando hace unos años acotaron el terreno del refugio a la mínima expresión, ella quedó fuera de la verja.

Ha sobrevivido a todo, durmiendo al frío y a la lluvia, con el pelo blanco tras la helada, sobrevivido a quién sabe cuantas enfermedades y traumas, al veneno, a indeseables, y si dura es la vida en el refugio, la de MARNI la dobla. La veíamos a veces delgada, a veces coja, a veces maltrecha, a veces hasta desaparecida, y siempre sin poder ayudarla, pero al final siempre ahí.

Es la compañera inseparable de los desarraigados, primero de Franki, después de Xerif, o de Bosco y de Boss, abandonados en el monte cercano, a los que guío poco a poco hacia el refugio, como una voluntaria más. Y es y será siempre nuestra compañera inseparable, los tristes ojos que siempre nos miran. 

Y aún sin poder tocarla, asilvestrada y libre, MARNI es la perra más suave, dulce y tierna del mundo.

APADRINADA POR GABRIEL

Contacto: 659147487 (Mañanas) – 600356891 (Tardes)

protectoraosbiosbardos@gmail.com

Anuncios

~ por ponteareasanimal en 4 enero 2012.

3 comentarios to “DULCE MARNI: LOS OJOS QUE NOS MIRAN”

  1. Me encanta la historia de Marni pero a la vez me entristece y solo digo que inteligentes son los perros yo tengo 2 y si pudiera tendria muchos mas ellos son tu fiel compañero siempre

  2. Hola. Ya no funciona esta web?

  3. funcionar, funciona, pero ya no se actualiza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: